Cómo reparar tu frigorífico tú mismo



Cómo reparar tu frigorífico tú mismo



En el campo de los electrodomésticos, el frigorífico en una cocina es el rey, cada día más sofisticados  e inteligentes, aún hay algunas averías que están a nuestro alcance sin ser técnicos en la materia. Sí, es posible reparar tu frigorífico tú mismo.

Sin muchas herramientas, un destornillador, un par de llaves y un polímetro, que es imprescindible para realizar las comprobaciones de corriente, podrás hacerlo reparar tu frigorífico en la mayoría de ocasiones.

Reparaciones más habituales en un frigorífico


El cambio de bombilla es una de las más rápidas y sencillas, si tu frigorífico no tiene luz, desmonta la carcasa girándola un cuarto de vuelta en sentido contrario a las agujas del reloj, desenróscala exactamente igual que las de casa y coloca una nueva.

Si el pulsador de encendido y apagado falla, puede ser que no hagan buen contacto las conexiones, puedes probar a rasparlas un poco con un destornillador para facilitar el contacto, si aun así no funciona sustituye el pulsador por uno nuevo.


Cómo reparar tu frigorífico tú mismo


Si tu nevera enfría demasiado e incluso te encuentras los alimentos escarchados, lo primero que debes comprobar es que el termostato interior no esté roto, si es el caso contrario, que no enfría, puede deberse a que el ventilador interior que impulsa el aire hacia dentro se haya congelado o no funcione correctamente, una forma sencilla de comprobarlo (después de asegurarnos de que va a 220), es desmontarlo y enchufarlo directamente a una toma de corriente.

Otra cosa que debemos comprobar si no enfría es tanto la placa como las sondas que van conectadas a ella, para comprobarlas deberás desconectarlas de la corriente, y comprobar los valores que nos dan  con el polímetro.

La pérdida de gas sobre todo en frigoríficos antiguos, es otra de las averías más comunes, aunque el gas refrigerante no se suele distribuir a personas sin titulación oficial.



Cómo reparar tu frigorífico tú mismo

                       

¿Tienes un frigorífico inteligente? También puedes repararlo


En otro orden totalmente distinto están los avisos de los llamados frigoríficos inteligentes, por ejemplo te puede saltar una alarma por meter demasiados alimentos de golpe debido al bajón de temperatura que se produce, procura tener a mano las instrucciones para ver que te indica el código de alerta.

Recuerda que mientras lo estás manipulando debes de haber desconectado el frigorífico de la corriente, (y de la toma de agua en caso de contar con ella) aunque necesites enchufarlo después para las comprobaciones necesarias.

Recuerda que si no puedes arreglarlo, debes contar con una empresa especializada.




Cómo reparar tu frigorífico tú mismo